Adolescencia y sus cambios

86522931.jpg Jupiterimages/Brand X Pictures/Thinkstock

La palabra “cambios” suena con más fuerza que nunca durante la adolescencia. Incluso, podríamos decir también que esta etapa de la vida es un cambio en sí mismo, que conduce a los chicos de la niñez a la juventud.

Dentro de los cambios en la adolescencia, los más visibles tienen que ver con la transformación corporal o desarrollo de los caracteres sexuales. En las niñas, llega el momento de la primera menstruación, el nacimiento de los pechos y el ensanchamiento de las caderas. Mientras tanto, a los hombres les crece vello en el rostro y en todo el cuerpo, se les agrava la voz, crece el tamaño del pene y experimenta las primeras erecciones.

Pero, además de enfrentarse a estos repentinos cambios en su cuerpo, los adolescentes tienen que lidiar con cambios emocionales. Durante la pubertad, las hormonas se encuentran alborotadas y esto hace que modifiquen su humor y estado de ánimo con facilidad: de un momento para otro, los adolescentes pueden pasar de la emoción al llanto y viceversa sin una causa aparente.

Y entre tantos cambios internos y externos, es obvio que también se transformará la relación entre los jóvenes y sus padres. La adolescencia es la etapa de la rebeldía, el momento en el que los adolescentes entienden que ya no son niños y proclaman su independencia respecto a mamá y papá.

Por ello es que para todo padre, en mayor o menor medida, es difícil lidiar con un hijo adolescente. De cualquier manera, todos hemos pasado por la adolescencia y sabemos que los cambios y la rebeldía son naturales en esta etapa de la vida.

Una adolescencia sin cambios, no sería adolescencia.

Artículos recomendados

0 Comentarios

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.