Relación entre padres e hijos

82981525.jpg Chris Clinton/Lifesize/Thinkstock

La relación entre padres e hijos es en cada caso diferente, como bien está el dicho “cada familia es un mundo”. Por ello es muy probable que si nos fijamos en la situación de otra familia no entendamos o no concordemos con aspectos por ejemplo de su crianza, educación o relación.

La relación que tendremos con nuestros hijos dependerá de la edad que ellos tengan, pues en cada etapa de sus vidas tienen distintas necesidades, pensamientos, sentimientos, etc., e irán cambiando su forma de comportarse ante nosotros. Nosotros debemos adaptarnos a esos cambios y cambiar con ellos (por ejemplo no podemos mimar a un niño de 5 años igual que a uno de 15).

Cuando nuestros hijos son pequeños por lo general no encontramos mayores dificultades en la relación de padres a hijos, lo importante es que nos tengan respeto, porque es la única forma de lograr que nos hagan caso, y que acepten aquellas cosas que les indicamos. El respeto significa autoridad, pero esta autoridad debe ir acompañada con el cariño y con el diálogo.

A medida que van creciendo se nos comienzan a complicar las cosas, porque nuestros hijos comienzan a manifestar rebeldía ante esa autoridad. Por eso desde que son chicos tenemos que tener una buena relación con un diálogo fluido, lograr la confianza dentro del núcleo familiar, la cual es difícil de lograr y sostener. El diálogo que comenzamos a entablar a muy temprana edad será nuestro gran aliado en el momento en que llegan a la adolescencia.

Los padres tenemos que ser inteligentes y mantener una buena relación con nuestros hijos, para que en el momento en que necesite de nuestra ayuda tenga la confianza y la certeza de que puede hablarnos o consultarnos. No es imposible tener una buena relación con nuestros hijos adolescentes, pero esa relación tiene que haber nacido hace muchos años atrás.

Artículos recomendados

0 Comentarios

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.