Teatro de Navidad para niños

86481057.jpg Thinkstock Images/Comstock/Thinkstock

La Navidad celebra el nacimiento de Jesús, y son varias las obras de teatro inspiradas en este nacimiento. La más conocida es la representación del mismo, también conocida como ‘Pesebre viviente’. Hoy vamos tratar el tema de teatro de Navidad para niños.

Al igual que las canciones e historias, el teatro también es una excelente forma de acercar a los más pequeños de la familia a esta festividad.

Muchas veces en los centros culturales montan obras de Navidad especialmente pensada para los más pequeños, pero, ¿por qué ir a ver una obra si podemos realizarla en casa?

Así es, navegando en internet encontré algunos libretos y los dejo a continuación, espero que les sirvan para realizar su obra de teatro de Navidad para niños.

El ángel sin cuna
Personajes: Un ángel, luceros, luna y nubes.

Decorado: Un cielo con luna y luceros.

Disfraces: Papel de plata brillante para las estrellas y la luna y papel de seda blanco para las nubes.

Desarrollo Narrador: El sol ya se había escondido detrás de las montañas y empezaba a anochecer. La luna y las estrellas que iluminaban el firmamento jugaban al escondite con las nubes. De pronto, ¡un angelito! Sí, se encontraron con el angelito que vigilaba el sueño de los niños. Pero también el angelito tenía sueño y a veces hasta se le cerraban los ojitos.

(Se abre el telón y aparecen en escena todos los personajes. El ángel, en el centro, se balancea al compás de una música; puede ser por ejemplo “El vals de las olas”).

Luceros: (Acercándose al ángel)
¿Qué haces angelito
por el ancho cielo?
Vete ya a dormir
¡tienes mucho sueño!

Ángel: No tengo cunita
por eso no duermo

Luna: (Acercándose al angelito)
Con mi resplandor
brillan tus alitas
¡duérmete angelito!
¡duérmete deprisa!

Ángel: No puedo dormir
no tengo cunita.
(Música)

Nubes: (Acercándose al angelito)
Ya se están durmiendo
todos los luceros,
duerme tú también
angelito bueno.

Ángel: No tengo cunita
por eso no duermo.
(Música)

Narrador: A las nubes blancas
les dijo la Luna.

Luna: ¡Vosotras podéis
servirle de cuna!

Narrador: Y acurrucadito
se durmió feliz
mientras que la Luna
le cantaba así.
(Suena una canción)

El árbol de Navidad
Personajes: árbol, abeto, pastores y pastoras, leñador y el portal de Belén con María, José, y el Niño.
Decorado: un cielo lleno de estrellas.

Al levantarse el telón, aparecerán pastores y pastoras durmiendo con sus ovejas, en un extremo del escenario. Al otro lado está el portal de Belén, y en el centro un abeto. Es de noche.

Narrador: Era una noche fría de diciembre, las estrellas chisporroteaban nerviosas por el cielo. Los pastores dormían tapados con sus mantas.

Se oyen campanas a lo lejos, los pastores van despertándose asustados y las ovejas empiezan a balar. Entra un leñador con una pandereta en la mano, y dirigiéndose a los pastores les dice.

Leñador
Despertad, pastores,
venid conmigo,
que esta noche fría
Dios ha nacido.

Pastores
¿Dios ha nacido?

Leñador (afirmando)
Dios ha nacido.
Recoged los corderos,
las ovejas también
y vamos todos juntos
a ver a nuestro Rey.

Narrador
El abeto ve como los pastores y pastoras se van a ver a Jesús, mientras cantan un villancico.

Pastores (cantando)
¡A Belén, pastores!
¡A Belén chiquitos que ha nacido el Rey
de los angelitos!

Abeto
Cómo me gustaría ir con ellos, pero no puedo, mis pies están clavados en la tierra…

Narrador
Y mientras los pastores se alejan, él se queda llorando. El leñador, que se ha dado cuenta de lo triste que está el arbolito, vuelve a consolarlo.

Leñador
¿Qué te pasa, arbolito,
por qué lloras?

Abeto
A mi también me gustaría
ir a ver a Jesús.

Leñador
Tú no puedes andar. Yo le diré a ese niño que lo quieres.

Abeto
¡Quiero ir! ¡Quiero ir! Leñador, tú puedes ayudarme, tú puedes sacarme de la tierra.

Leñador
¿Y si te hago daño?

Abeto
No importa, sácame ¡por favor!

Narrador
Y el leñador, con mucho cuidado, lo arrancó de la tierra, se lo cargó al hombro, y lo llevó a Belén. Cuando llegó, se arrodilló delante de Jesús y le dijo:

Leñador
Jesús, vengo aquí cargado
con este árbol que encontré
lloraba desconsolado
porque te quería ver.

Ya está el abeto contento.
Aquí lo voy a dejar,
para colgar en sus ramas
regalos de navidad.

Todos los pastores aplauden y gritan: “¡Bien! ¡Bien! ¡Bravo!” y suena un villancico mientras cae el telón.

Artículos recomendados

1 Comentarios

quelindo es la navidad para los niños

Sáb, 2012-12-08 22:03

Comentarios