Conejo de Pascua para pintar

 

Conejo-de-pascua-para-pintar-1.jpg iStockphoto/Thinkstock

Probablemente los padres se conformen con la verdadera historia del origen del Conejo de Pascua y los huevos, ya que es poco fantasiosa y proviene de un culto pagano hacia la diosa Eostre, de donde deriva el nombre Easter o Pascua.

Sin embargo, los más pequeños querrán escuchar una historia más impresionante, fascinante y divertida…es decir, algo que no sea comprobable sino más bien fantasioso y soñador. Los niños, estoy segura, estarán más contentos con una leyenda que les permita expandir su imaginación y crear.

Por ello, además de ver algunos dibujos del conejo de Pascua para pintar y que puedes imprimir, te propongo conocer una historia fascinante sobre el conejito de Pascua para que le cuentes a tus hijos en esta Semana Santa.

Conejo de Pascua: Una historia para niños

Conejo-de-pascua-para-pintar-2.jpg Conejo-de-pascua-para-pintar-3.jpgConejo-de-pascua-para-pintar-4.jpgConejo-de-pascua-para-pintar-5.jpg

Como todos sabemos, la Semana Santa es una fecha para conmemorar la pasión y muerte de Jesús pero también para celebrar su resurrección el Domingo de Pascua. Esta historia para niños cuenta que había un conejito oculto en la tumba donde fue sepultado Jesucristo.

Mientras las personas llegaban al sepulcro con el cuerpo sin vida de Jesús, el conejo se daba cuenta que todos se encontraban realmente tristes y llorando por la muerte de ese hombre. El pequeño animal, quien no lo conocía, se preguntaba por qué tantas personas sufrían por él, quién era y qué es lo que había hecho.

Conejo-de-pascua-para-pintar-6.jpg Conejo-de-pascua-para-pintar-7.jpg

De pronto, sin ningún testigo más que el pequeño conejo, Jesús se levantó y acomodó las sábanas con la que lo habían envuelto sobre su tumba y antes de salir del sepulcro, apareció un ángel que quitó la pesada piedra que se encontraba sellando la entrada.

Jesús salió vivo, había resucitado y el conejito había visto todo. En ese momento el tierno animal comprendió que se trataba del hijo de Dios, quien había regresado de entre los muertos después de haber dado la vida por cada uno de los seres de este mundo.

Conejo-de-pascua-para-pintar-8.jpg iStockphoto/Thinkstock

El conejo se dio cuenta que debía dar la buena nueva. Pero... ¿cómo iba a hacerlo si no podía hablar? Entonces, al peludo animalito se le ocurrió pintar huevos de colores, ya que era un mensaje de renacimiento, vida nueva y resurrección. De esa manera las personas podrían entender su alegría.

Desde entonces, el conejo lleva huevos pintados de colores durante el domingo de Pascua, recordándole a todos que Jesús resucitó de entre los muertos, que está vivo y que, por esa razón, todos debemos vivir con alegría y esperanza en una nueva vida.

¿Le contarás está tierna historia a los pequeños?

Especiales

Artículos recomendados

1 Comentarios

me gustan todos los dibulos son te lindos y me sieven para mi hermanito menor

Dom, 2012-07-01 23:32
El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.