Enfermedades cutáneas infantiles: el impétigo

145192683.jpg iStockphoto/Thinkstock

Las erupciones cutáneas infantiles son causada por diversos agentes alérgenos. Una de las más frecuentes es el llamado impétigo. Se trata de una infección causada por la bacteria estreptococo o estafilococo y es altamente contagiosa. Esta condición puede darse en cualquier parte del cuerpo, pero es más común alrededor de la boca y la nariz.

Los síntomas se manifiestan en forma de ampollas superficiales muy pequeñas que se rompen, dejando atrás laceraciones. Sobre estas suele formarse una costra color miel que provoca un fuerte escozor. Es importante estar atentos para que nuestros hijos no se rasquen la piel, pues esta es la vía directa para que se transmita la infección a otras partes del cuerpo o a otras personas con las que tenga contacto físico.

El impétigo no es una enfermedad de gravedad. Sin embargo, requiere que el paciente sea tratado para reducir complicaciones y evitar que la enfermedad se contagie, especialmente a los niños que rodean al enfermo.

La manera habitual de tratar el impétigo es usando antibióticos tópicos u orales. Aproximadamente a los dos días de tratamiento la enfermedad ya no es contagiosa. A los 3 días comienza el saneamiento de la erupción cutánea. En caso de que no haya mejoría, el especialista decidirá qué medidas se deben tomar. También puede recetarle algún medicamento contra el escozor.

La mayoría de las erupciones infantiles desparecen con el tiempo sin dejar huella, pero algunas pueden tener consecuencias muy graves. Debemos familiarizarnos con estos temas para poder ayudar a los hijos en caso de sufrir esta condición. Recuerda que es imprescindible acudir al médico tan sólo aparezcan las primeras señales en la piel.

Artículos recomendados

0 Comentarios

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.