Cirugías estéticas en niños y adolescentes

92284282_0.jpg

El deseo de verse bien físicamente cada vez llega más temprano, ahora no sólo los adultos se realizan cirugías estéticas para modificar algo que no les gusta de su cuerpo, sino que también se practican cirugías estéticas en niños y adolescentes.

Existen casos clínicos de menores en los que la cirugía, no sólo está justificada, sino que es necesaria para mejorar su calidad de vida. Pero a su vez se realizan muchas cirugías plásticas, sobre todo en adolescentes, que son muy polémicas, sobre todo en relación a la autorización que les dan sus padres.

Cuándo decir que sí...

98465130.jpg iStockphoto/Thinkstock

La publicidad y los medios de comunicación han conllevado a una sobrevaloración del aspecto físico, tanto en los adultos, como en los niños y en los adolescentes, a tal punto que se realizan concursos de belleza infantiles en los que participan niñas que aún no saben ni caminar.

Este culto a la belleza desde tan temprana edad ha llevado a que cada vez más jóvenes las niñas y niños sufran enfermedades vinculadas a trastornos alimenticios o depresión, o que les pidan a sus padres que les paguen una cirugía estética.

Como mencionamos anteriormente, en ocasiones estas cirugías están más que justificadas, cuando se trata de casos clínicos, como labio leporino, fisura palatina, lunares, entre otros; este tipo de cirugías no son solamente estéticas, sino que también implican una mejoría con respecto a su salud del paciente.

En este tipo de casos los padres generalmente autorizan las cirugías estéticas sin pensarlo demasiado, ya que son conscientes de los beneficios que implicará para su hijo.

87547489.jpg Jupiterimages/Photos.com/Thinkstock

Víctimas de la estética

Muchos niños y adolescentes tienen alguna característica que los hace tener una apariencia física diferente o que no se encuentra dentro de los estándares de belleza que nuestra sociedad promueve. El sentirse observados por alguna singularidad de su cuerpo, pueden generar en ellos problemas de baja autoestima, sobre todo son víctimas de burlas de otras personas de su entorno.

Un estudio realizado por Bullyng Statistics reveló que durante el año 2010, uno de cada siete niños fue víctima de burlas por alguna característica física diferente, como orejas grandes, nariz torcida, o cualquier otra particularidad notable de su cuerpo, lo cual provoca que estos niños no quieran ir a la escuela.

Algunos de estos niños y adolescentes han pedido a sus padres realizarse una cirugía estética para modificar algo de su cuerpo que no les gusta y por la cual han sido intimidados. No siempre es sencillo determinar en qué casos se debe permitir a un menor practicarse una cirugía, ya que mientras su cuerpo puede estar preparado, no lo estará emocionalmente.

Sin embargo muchos son los niños y adolescentes que ya se han practicado cirugías, autorizados por sus padres, para escapar de las burlas de sus compañeros, las más frecuentes son de nariz, orejas e implante mamario.

La intervención de los padres

78631212.jpg Jupiterimages/Pixland/Thinkstock

Las redes sociales han incidido enormemente en esta situación. Aunque las políticas de Facebook, Flickr y otras redes sociales no permiten en sus políticas el acceso a menores, estos lo hacen y suben constantemente fotos a la red; una situación que los padres no deberían permitir para preservar la integridad sus hijos. Ya que a través de las redes sociales los niños y adolescentes, sufren acoso e intimidación a través de los comentarios que otras personas hacen de sus fotos.

Los padres deben estar atentos a las señales de sus hijos: por ejemplo si notan que comen menos, se miran demasiado al espejo, no quieren ir a la escuela, o intentan tapar o esconder alguna parte de su cuerpo. Hablar con ellos al respecto es fundamental, explicarles que todos tenemos características que nos hacen diferentes a los demás y que no por ello debemos modificarlas.

En casos de que ya exista baja autoestima, o incluso depresión o trastornos alimenticios, es necesario contactar con un especialista al respecto, porque podría convertirse en una situación muy riesgosa para la salud de nuestros hijos.

En el caso de que nuestro hijo o hija nos manifieste el deseo de realizarse una cirugía estética es importante hablar mucho al respecto antes de tomar una decisión definitiva, ya sea por sí o por no. Saber realmente qué es lo que lo está haciendo sentir mal, si realmente está disconforme con su cuerpo o ha sido influencia de otras personas y plantearle la posibilidad de postergarlo un tiempo hasta que sea mayor.

¿Que harías tu si tu hijo te dice que quiere hacerse una cirugía plástica?

Artículos recomendados

Comentarios

1 Comentarios

Que bien que escriben acerca de este tema, puesto que la libre exposición en los medios de comunicación se vuelve un alto riesgo cuando no estamos preparados para emitir juicios eticos y enseñar a los menores habitos que les faciliten constituirse como personas felices, en armonía con sus características singulares y que construyan en pro de estilos de vida trascendentes y no banales... Hoy en día es necesario educar criticamente el manejo de los medios de comunicación, como eso... posibildades de comunicarse, solidarisarce, trasmisores de información...

Lun, 2013-06-10 19:04