Estimulación temprana durante el primer año de vida

estimulacion-temprana-durante-el-primer-ano-de-vida-%202.jpg iStockphoto/Thinkstock

Muchas madres se preguntan cuándo empezar con la estimulación de sus hijos, y es que muchas veces se desconoce que la estimulación empieza desde el primer año de vida del bebé y es en esta etapa que el niño pasa por importantes cambios. Por ejemplo, en sus primeros días de nacido prestará atención a los rostros de las personas que lo miran, y sobre todo se sentirá atraído por las voces de sus padres. Es muy importante hablarle a tu hijo, ya que así, además de estrechar los vínculos afectivos, estarás estimulando su sensibilidad tanto visual, como auditiva.

Los científicos creen que el lenguaje se adquiere más fácilmente durante los primeros años de vida, pues sus primeros años se establecen las principales conexiones a nivel cerebral. Una adecuada estimulación durante sus primeros años de vida ayudará a que tu hijo desarrolle al máximo sus capacidades.

Ejercicios para estimular al bebé de 1 año

Según El manual de estimulación temprana, editado por la S.E.P. se recomienda realizar este tipo de actividades después de los 45 días de nacido hasta los 3 meses.

Los materiales que necesitas son:

  • Un cepillo de cerdas suaves.
  • Una pelota de playa inflada.
  • Llaves y muñecos de plástico.
  • Una lamparita, sonajas, cascabeles o también puedes utilizar pulseras.
  • Una manta para acostarlo.

Realizar estás actividades no te llevará mucho tiempo, y a cambio puedes obtener grandes beneficios para tu hijo. Sigue leyendo y te diré que pasos debes de seguir para estimular correctamente al bebé durante su primer año de vida.

estimulacion-temprana-durante-el-primer-ano-de-vida-%201.jpg iStockphoto/Thinkstock

Dale un ligero masaje

Coloca a tu hijo sobre una manta de manera que quede boca arriba, ofrécele tus pulgares para que él los tome, una vez que los haya tomado, sujétalo y levántalo un poco hacia a ti. Colócalo nuevamente sobre la manta, ahora toma el cepillo de cerdas suaves y rózalo levemente en los labios de tu bebé, para que poco a poco los mueva. Realiza esto mismo ahora en la planta de los pies de tu hijo, deben de ser movimientos cortos y muy suaves.

Llegó la hora de moverse

Para estimular su sistema motriz no es necesario utilizar costosos aparatos, y es que una sencilla pelota de playa puede servirte. Coloca a tu hijo boca arriba sobre la pelota y mécelo sin soltarlo, provocando que la pelota quede en diferentes posiciones.

Los sonidos son importantes. Tu bebé responde también a los estímulos del sonido, así que además de tu voz, ¿qué te parece si le adornas su cuna con objetos móviles? Puedes utilizar llaves, pulseras, sonajas y cascabeles, de esta manera cuando tu hijo esté en la cuna podrá fijar la vista en ellos.

Siguiendo las luces y los sonidos

Acuesta a tu bebé sobre la manta y coloca a unos 50 cm. de sus ojos la pequeña lámpara, enciéndela unos segundos y luego apágala. Después muévela hacia arriba y abajo y también hacia los lados, para que la siga con la vista, puedes hacer lo mismo con una sonaja o unas pulseras.

Al realizar estos sencillos ejercicios, se facilitará la pérdida de la posición fetal además estimular la observación y reacción a los estímulos de su entorno. También desarrollará los reflejos primarios en diferentes partes de su cuerpo y ejercitará su capacidad visual y auditiva.

Como puedes ver, la estimulación temprana puede comenzar desde los primeros 45 días de vida de tu hijo, así que no pierdas más tiempo y obtén para tu pequeño los beneficios de estimular sus sentidos para un desarrollo adecuado.

Artículos recomendados

0 Comentarios

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.